Datos personales

Mi foto
Educación/conocimiento: la información crea opciones; las opciones, diversidad; la diversidad abre mentes, horizontes... y eso acerca lejanías, permite relaciones sociales amplias.

Páginas vistas en total

lunes, 22 de noviembre de 2010

Maltrato

Actualmente podemos considerar al maltrato como:

“Cualquier daño físico o psicológico no accidental contra un niño o niña menor de dieciséis o dieciocho años –según el régimen de cada país– ocasionado por sus padres o cuidadores, que ocurre como resultado de acciones físicas, sexuales o emocionales de omisión o comisión y que amenazan el desarrollo normal tanto físico como psicológico del niño.”

Tipos de maltrato:

Existen diferentes clasificaciones del maltrato infantil, una de ellas distingue las siguientes categorías:
  1. Maltrato físico: acción no accidental de algún adulto que provoca daño físico o enfermedad en el niño o el joven, o que lo coloca en grave riesgo de padecerlo como consecuencia de alguna negligencia intencionada
  2. Abandono: situación en la que las necesidades básicas del menor (alimentación, higiene, seguridad, atención médica, vestido, educación, esparcimiento) no son atendidas adecuadamente por ningún adulto del grupo que convive con él por motivos diferentes a la pobreza.
  3. Abandono emocional: situación en la que el niño no recibe el afecto, la estimulación, el apoyo y la protección necesarios para cada estadio de su evolución y que inhibe su desarrollo óptimo. También se aplica a los casos en los que existe una falta de respuesta por parte de los padres o cuidadores a las expresiones emocionales del niño (llanto, risa, etc.) o a sus intentos de aproximación o interacción.
  4. Maltrato emocional: conductas de los padres, madres o cuidadores, tales como insultos, rechazos, amenazas, humillaciones, desprecios, burlas, críticas o aislamiento que causen, o puedan causar, deterioro en el desarrollo emocional, social y/o intelectual del niño. Asimismo, algunas conductas sobreprotectoras que dificultan o impiden que los niños sean estimulados de acuerdo a sus capacidades o les imposibiliten atender las necesidades propias de su desarrollo.
  5. Síndrome de Münchausen: los padres o cuidadores someten al niño a continuas exploraciones médicas, suministro de medicamentos o ingresos hospitalarios, alegando síntomas ficticios o generados de manera activa por el adulto (por ejemplo mediante la administración de sustancias).
  6. Maltrato institucional: cualquier legislación, procedimiento, actuación u omisión procedente de los poderes públicos, o bien, derivada de la actuación individual de un profesional que comporte abuso, negligencia, detrimento de la salud, de la seguridad, del estado emocional, del bienestar físico o de la correcta maduración del niño o del joven, o que viole sus derechos básicos.
¿Cuantas formas de maltratar, no...? Pues aún hay más formas de educar en el respeto. No basta con ser padres, hay que trabajaselo.
La tendencia a ejercer conductas violentas no se hereda genéticamente.
El maltrato infantil es un fenómeno que tiene raíces culturales y sociales y que no guarda relación directa con la pobreza. Las conductas violentas se aprenden. Son respuestas culturales y, por lo tanto, modificables.
Los golpes pueden parecer un “método efectivo” en lo inmediato porque inhiben la conducta. Pero a mediano plazo requieren de un incremento incesante de intensidad para surtir un efecto equivalente. Además, imprimen la idea que la violencia es un modo de resolver los problemas.
La violencia obstaculiza el pensamiento y dificulta la palabra. No produce mayor comprensión sino que genera desconfianza, temor y rencor. Produce una sensación de humillación , daña y despierta sentimientos destructivos.



1 comentario:

  1. Muy buen tema para tu blog y que salga a la luz,a todos esos tipos/as,aunque menos,que maltratan a un pobre ser indefenso ya sea un perrito o lo que sea deberian de educarlos ya que son más animales que los propios animales,un poco de etica porfavor...

    ResponderEliminar